El Valluno.com

Universidades Poniendo A Repensar El País

Lo primero que debemos hacer es aprender a vivir con el coronavirus, y la única forma de llegar a eso es con la ética del cuidado mutuo; los actos irresponsables los podemos llegar a pagar con la vida. En segunda instancia, tenemos que reactivar la economía, no podemos continuar encerrados indefinidamente. Con prudencia hay que impulsar la actividad económica; el hambre no da espera. En tercer lugar, el país tiene que avanzar en la solución de los graves problemas que la pandemia ha puesto en evidencia; estos problemas son estructurales, pero no les habíamos dado suficiente atención.

Hay unos cuantos segmentos de opinión que afirman que esta tarea le corresponde exclusivamente al Gobierno Nacional. Aunque es mejor pensar que todos los ciudadanos y todas las organizaciones somos corresponsables.

A continuación algunas reflexiones con respecto a los aportes que el país pide a las universidades.  Instituciones que prestan un invaluable servicio mediante la formación de profesionales y tienen sólidos grupos de investigación. Todas las universidades, públicas y privadas, están llamadas a repensar el país, dando prioridad a aquellos problemas cuya gravedad y urgencia la pandemia ha sacado a la luz pública. Se trata de problemas estructurales, de vieja data, que el país ha venido posponiendo. A manera de ejemplo, me voy a referir a algunos de ellos, sabiendo que la lista es mucho más larga y complicada.

Es responsabilidad de las universidades reforzar la formación en salud pública y epidemiológica de quienes se están preparando como futuros profesionales del sector de la salud. Hay que poner en marcha potentes iniciativas que eviten que la gente desarrolle enfermedades prevenibles y fallezca por causas que se pueden evitar. Los factores ambientales, económicos, sociales y los estilos de vida pueden representar el 80 % de los problemas de salud.

Una vez superada la emergencia nacional de las unidades de cuidados intensivos y respiradores deberíamos concentrarnos en la prevención. Actualmente, el 96 % de los recursos se gastan en atención y solo el 4 %, en salud pública.

Las facultades de Economía de las universidades nacionales junto con los centros de estudio tienen a las personas más cualificadas a la hora abordar estos temas. Invito a los grupos de investigación a que revisen sus agendas. Con frecuencia concentran sus esfuerzos en la publicación de un artículo en una reconocida revista internacional. Esto conlleva prestigio y puntos para ascender en el escalafón. En este momento tan duro que vivimos necesitamos que los grupos de investigación estén absolutamente conectados con los dolores y gritos del país. Los artículos que les darán fama y ascensos pueden esperar un poco para su publicación. Necesitamos que se concentren en los problemas que nos asfixian. Formulen proyectos que puedan convertirse en políticas públicas. Que sus voces autorizadas e inteligentes resuenen por encima de los ruidos emitidos por otros actores políticos que no están pensando en un proyecto de país, sino en sus agendas electorales particulares.

Al mismo tiempo que los profesores mejoran sus destrezas pedagógicas hay que hacer un esfuerzo significativo por mejorar la conectividad digital del país. La revolución digital llegó para quedarse. Hay que hacer cuantiosas inversiones. Se trata de un proyecto urgente que moviliza a muchos actores: el Gobierno Nacional, los inversionistas privados, las universidades y colegios, los proveedores de computadores que tienen la posibilidad de hacer llamativas promociones para la adquisición de estos equipos, que se convirtieron en algo esencial para la vida diaria.

 

 

Lee También: Doctorado En Ingeniería De Icesi Se Reunió Con Pares Académicos

Síguenos y Compartenos

Deja una respuesta

Follow by Email
YouTube
YouTube
Instagram
Telegram