Tips Para Crecimiento Orgánico de tu Empresa

 

A continuación hablaremos de 5 prácticas que te ayudarán a hacer crecer tu negocio de manera orgánica. Ten en cuenta que cada una de ellas tiene un ámbito de aplicación específico, por lo que debes analizar si podrían beneficiar a tu empresa en este momento. En cualquier caso, estamos seguros que te serán de utilidad en algún momento.

1. Planifica tus finanzas

Optar por una estrategia de crecimiento orgánica implica saber que probablemente tu empresa crecerá a un ritmo menos acelerado que si cuentas con capital externo. Tener un plan de finanzas concreto es necesario para saber qué metas debes priorizar, así como los tiempos y plazos que te llevarán a estos objetivos.

Esta planificación debe tener en consideración las necesidades del mercado y los posibles riesgos a los que te puedes enfrentar en el futuro. No es sorpresivo que algunos estudios han demostrado que existe una fuerte relación entre la planeación financiera empresarial y la rentabilidad de las empresas. Conoce tus números, tus recursos y los bienes de los que dispones para concretar la estrategia en pasos definidos.

 

2. Recurre a tus equipos y usa las herramientas correctas

Tener un plan financiero o adoptar un modelo de crecimiento no es suficiente si no sabes cómo implementarlo en la práctica. Aprovecha los recursos humanos de tu empresa o busca la asesoría de expertos que faciliten este crecimiento, como HubSpot, para enfocarte en el crecimiento orgánico de la compañía.

Si cuentas con equipos de trabajo asignados a diferentes departamentos, deberás dejar claro qué actividades deben realizar y cuáles son los objetivos comunes que comparten.

El trabajo de los departamentos de marketing, publicidad y finanzas es fundamental para analizar cuánto se espera crecer, a qué ritmo y cómo dirigir los esfuerzos de la organización para alcanzar este resultado sin pérdidas financieras. Con las herramientas adecuadas, como un CRM que se adapte a la medida de tus objetivos, puedes incentivar el crecimiento orgánico.

 

3. Ten en cuenta tus fortalezas empresariales

Si esperas crear un negocio que perdure en el tiempo y que sea rentable, deberás tener en cuenta qué soluciones ofreces al mercado y por qué tienen un valor especial que las diferencia del resto. Conocer las fortalezas de tu negocio te permitirá aprovechar tus productos de mayor venta, tus servicios más atractivos y las ventajas que busca el público al consumir tu marca.

Tras identificar estas fortalezas serás capaz de priorizar la producción de estos bienes o el perfeccionamiento de aquellos servicios que sean más rentables. Para determinar qué papel desempeña cada producto en tu empresa puedes utilizar algunas herramientas para analizar tu cartera de negocios, como la Matriz BCG.

Este cálculo te ayudará a saber qué producto priorizar en tus inversiones. Si aprovechas tus recursos para destinarlos a los proyectos más rentables podrás obtener mayores ganancias para invertir en el resto de tu cartera de productos y servicios en el futuro.

 

4. Reinventa tu negocio cuando sea necesario

El mercado es cambiante y, por tanto, tu empresa también debe serlo para ofrecer las mejores soluciones y experiencias a los consumidores. En Estados Unidos, por ejemplo, el 54 % de los consumidores han afirmado que las empresas necesitan prestar más atención a la experiencia de los usuarios, pues esta determina el éxito de una marca entre el público. Si tu negocio está perdiendo la atención del público o ha disminuido sus ventas, debes estar preparado para reinventar tu modelo y adaptarte al cambio.

Para ello, es probable que tengas que invertir tu dinero en algo que no habías planeado o que tengas que modificar la imagen, misión o productos que ofrece tu negocio. Ten en cuenta que tu empresa no existe al margen de la economía y el contexto en el que vives. Un crecimiento orgánico empresarial también debe serlo con su medio y con las necesidades del público.

 

5. Reinvierte en el momento adecuado

Si bien el crecimiento es el objetivo de todas las empresas, estas no se desarrollan todo el tiempo. Generalmente las empresas buscan incrementar sus ventas o ampliar su infraestructura cuando están haciéndose camino en el mercado o cuando comienzan operaciones. Sin embargo, las compañías no pueden estar en constante crecimiento todo el tiempo, porque esto implica un esfuerzo continuo que puede ser contraproducente.

Tras implementar una estrategia de crecimiento deberás esperar un tiempo para ver los resultados, evaluarlos y planificar nuevamente. Solo así podrás garantizar que el plan ha funcionado y generarás una estrategia adecuada al futuro.

Si bien las ganancias de la empresa siempre deben ser reinvertidas hasta llegar al crecimiento esperado, puedes ahorrar estos recursos si tus objetivos prioritarios lo demandan. Ten en consideración que para los siguientes años se pronostica un cambio en la rentabilidad de la inversión pasiva, por lo que reinvertir tu dinero de manera controlada y consciente será necesario para asegurar que tu dinero crecerá en el futuro.

Como puedes notar, el crecimiento orgánico es una excelente estrategia para establecer un negocio sólido, duradero y autónomo en el tiempo. Sin embargo, debes tener claro cuáles son tus objetivos, cómo se comporta el mercado y de qué recursos dispones para garantizar que el modelo se ajustará a la naturaleza de tu empresa.

 

Leer también: El Crecimiento Orgánico Empresarial ¿Qué es?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.