Telefónica Contribuye Al Cierre De La Brecha Digital

En el marco del Mobile World Congress 2022, Telefónica presentó su “Manifiesto Rural, una propuesta para desarrollar redes rurales inclusivas y sostenibles”, documento que propone una nueva ruta para conectar a los habitantes de América Latina que no cuentan con acceso a internet, quienes en su mayoría viven en zonas rurales y alejadas.

El Manifiesto Rural propone un nuevo modelo de desarrollo de las telecomunicaciones centrado en políticas públicas con foco en la innovación, cooperación y sostenibilidad.

Por un lado, la innovación es fundamental para generar nuevos modelos de despliegue de infraestructura digital y nuevas normas que fomenten el desarrollo de redes en zonas rurales. Por otro lado, la cooperación es necesaria para que los operadores compartan infraestructura y expandan la conectividad, así como para desarrollar redes neutras mayoristas, que permitan que diversas empresas las puedan utilizar. Por último, la sostenibilidad se refiere a modelos de negocio que no dependan exclusivamente de subsidios o contribuciones extraordinarias, sino que sean capaces de generar rentabilidad e ingresos recurrentes.

“Las bondades que brinda la digitalización son bien conocidas por todos y pudimos reiterarlas durante la pandemia. Sin embargo, no es así para todos, la desigualdad digital es uno de los principales riesgos globales en el corto plazo. Una mayor cobertura puede ser la oportunidad para construir sociedades más sostenibles y justas, por eso compartimos nuestra visión, plasmada en el Manifiesto Rural, sobre las que consideramos son las políticas públicas que deberían trabajarse en Hispanoamérica para avanzar en esta vía”, señaló Alfonso Gómez Palacio, CEO de Telefónica Hispanoamérica.

De acuerdo con cifras de GSMA (2021), un 45% de los latinoamericanos no acceden a internet, lo que equivale a más de 285 millones de personas. De ellos, alrededor de 45 millones viven en zonas sin cobertura, por lo general rurales.

Para Telefónica, conectar a los no conectados requiere la participación esencial de los operadores de telecomunicaciones, pero también la colaboración de otros agentes de la economía digital, proveedores de equipamiento, desarrolladores de contenidos y servicios digitales, así como de entidades públicas, bancos de desarrollo, comunidad inversora y gobiernos.

Esa colaboración debe extenderse al ámbito financiero, operativo y comercial, y sólo puede alcanzarse cuando se dan las condiciones jurídicas, normativas y regulatorias adecuadas, debate que está claramente explicado en el documento.

“Es prioritario construir un camino distinto y sostenible, que atraiga nuevas inversiones a las zonas rurales, que facilite la innovación en los modelos comerciales y tecnológicos, que favorezca la cooperación en todos los eslabones de la cadena de valor digital y que, por sobre todas las cosas, ponga verdaderamente en el centro de la solución a los actores fundamentales de este proceso: las personas que viven, estudian y trabajan en lugares apartados de América Latina”, finalizó Gómez Palacio.

El caso peruano
El modelo propuesto por el Manifiesto Rural no es solo teórico, ya ha sido implementado en algunos países, como Perú. En 2019, Telefónica del Perú, Meta (Facebook), BID Invest y la CAF crearon “Internet para Todos” (IpT), una empresa desarrollada para democratizar el acceso al internet en las zonas rurales y alejadas de este país. Tras casi tres años desde del inicio de sus operaciones, IpT ha llevado internet móvil 4G a más de 13 mil comunidades de la costa, sierra y selva de Perú. A la fecha, 2.4 millones de peruanos que viven en zonas rurales cuentan con acceso a esta conectividad móvil.

Uno de los puntos más relevantes es que IpT se ha constituido como un Operador de Infraestructura Móvil Rural (OIMR), modelo que le permite instalar infraestructura de telecomunicaciones en localidades donde el acceso a internet ha estado limitado. Esta infraestructura instalada es la que IpT pone a disposición de los operadores móviles para que la “arrienden” y puedan pasar su señal a través de ella y así ofrecer sus servicios 4G a quienes viven en estas localidades rurales. Eso quiere decir que cuando llega a una comunidad, la red puede ser utilizada por cualquier operadora.

La aplicación de modelos como el de IpT podría contribuir en que esos 45 millones de latinoamericanos que viven en zonas sin cobertura, por lo general rurales, tengan más oportunidades de desarrollo. En especial si se tiene en cuenta que un aumento del 1% en el índice de desarrollo del ecosistema digital puede dar lugar a una expansión del 0,13% del PIB per cápita, según un estudio recientemente publicado por el Instituto Interamericano de Cooperación para la Agricultura (IICA), el BID Invest y Microsoft.

Leer también:

Empresarios Podrán Consultar En Línea El Uso Del Suelo

Síguenos en: Facebook  Twitter Instagram Youtube

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.