En Cali Se Construyó Un Parque Biotemático En Homenaje A Sus Siete Ríos

Cualquier parroquiano que pase por el Parque Central Río Cali se preguntará de dónde trajeron esas piedras tan enormes, cuántas máquinas y hombres se necesitaron para colocarlas, una encima de otra, logrando el equilibrio perfecto sin que represente riesgo para la vida humana y a la vez,  mejore rotundamente el espacio público con una visual sorprendente. La artista Paola Andrea Ríos Uribe, nos cuenta los pormenores.

Esta mujer, pereirana, de padre caleño y madre paisa, madre de dos hijos, tiene unas manos encantadas. Desde muy temprana edad, tiene 38 años, descubrió su habilidad para pintar, moldear y poner escena fantasías que simulan realidades, dones apoyados por Esperanza Uribe y William Ríos, sus progenitores.

Estudió hasta cuarto semestre de arquitectura y no terminó su carrera por razones económicas, título que no se la hace falta pues su maestría en la construcción de parques u obras temáticas hoy la posiciona como una de las mejores en Colombia y ya tiene ya un sitial a nivel internacional, con un trabajo desarrollado con pasión y responsabilidad desde hace nueve años.

“Las obras son avaladas por un ingeniero estructural. El arte, la forma, la textura, la doy yo”, nos dice con una voz suave, a través de la línea telefónica.

Y para entender mejor en qué consiste su trabajo, nos remite a los parques temáticos de World Disney (1955), en Orlando (Estados Unidos), donde el visitante se sumerge en sitios mágicos, a través de una realidad ficticia, una ilusión, creando un ambiente agradable y relajante.

Aquí en Cali, tenemos una muestra de ese encantamiento, construida en 19.560 metros cuadrados de espacio público. Se trata de ocho tótems, siete de ellos en homenaje a cada uno de los ríos que atraviesa este territorio: el Cali, Cauca, Meléndez, Cañaveralejo, Aguacatal, Lili y Pance ubicados al lado del Centro Administrativo Municipal y del Parque de los Periodistas.

Entremos a la realidad, este parque temático son obras elaboradas a partir de estructuras y anclajes que se revisten con malla especial galvanizada, morteros y concretos y posteriormente se coloca lo mágico: la textura y el color.

“Los materiales deben ser de primera calidad, algunos se fabrican localmente y otros insumos se traen de Estados Unidos porque no se consiguen en Colombia. La calidad del trabajo la dan los materiales y mi mano de obra”, indica la artista pereirana.

Las piedras del Parque Central Río Cali no necesitan mantenimiento en pintura, cuenta Paola Ríos, quien ha elaborado montañas, árboles, pesebres a escala y las figuras que solicitan sus clientes, arte que aprendió de un artista norteamericano que hizo un trabajo en Pereira, donde ella era la única colombiana entre un grupo de artistas extranjeros.

“Él se ubica entre los mejores artistas a nivel mundial en la construcción de estos parques y me enseño todo este arte. Luego de esta escuela, a los 15 días ya estaba pintando sola, con ciertas responsabilidades, hasta que tuve la necesidad de formar una empresa Biotematics, pues no me contrataban como persona natural”.

¿Cómo llegó a Cali?

“En ese momento estaba trabajando con pesebres a escala, con madera, estucos, arenas, aditivos y allí me conoció el arquitecto, él vio mi trabajo y me indicó que le contactara, finalmente no se dio el momento porque mi abuelo Aníbal Uribe estaba enfermo y le enfoque mi atención a él. Cuando fallece, a los 15 días emigro a España con mi segundo hijo, pero el trabajo que realizaba allá no me apasionaba, necesitaba hacer algo diferente”, cuenta Paola Ríos.

Y continúa: me contacté con el arquitecto, quien me indicó que no podían hacerme un contrato, esto era un riesgo económico para mí, pensé cómo comprar los tiquetes de vuelta a Colombia… Me fui para una iglesia y lo puse todo en manos de Dios. Porque era un experimento, un periodo de prueba. Entonces, mi madre me llama para comunicarme que se vendió la casa del abuelo: ‘ahí está la plata por si se quiere venir’. Esta era una señal de Dios. Me devolví con mi hijo, porque el otro estaba en Colombia terminando colegio”

Y agrega: “comencé a trabajar en el parque a los tres días de haber llegado de España, el 1 de febrero de 2013.  Anduve con el grupo de trabajo todo el día. ¿Quieres intentarlo? me dijo el director artístico. Recuerdo que trabajé la textura de una pieza caliza de un metro y medio de matizado. A la mañana siguiente, estuve muy temprano en la obra y me indican: “es mejor que salga que la necesitan en la oficina, gracias por la oportunidad. Tremendo susto me llevé, pensé lo peor”.

Del susto a la dicha. “Era para decirme que me iban a contratar. Había muchos artistas colombianos y me vincularon. Entre con sueldo de oficial y en un mes miraron mis capacidades y mejoraron el ingreso. Así llegué al mundo de la tematización, un mundo que es nuevo en Colombia, pero que se construye en Europa desde hace unos 85 años”, relata la artista.

Entre las obras de Ríos que pueden apreciar los colombianos está el pesebre del Parque Arboleda, en Pereira, elaborado a escala, con imágenes de 30 centímetros de alto, árboles, palmeras, portal, la casa principal, una aldea pequeña, entre otros elementos; también en la iglesia La Balvanera. Sus construcciones también están en La Unión (Valle del Cauca), Bogotá, Cali, Pereira, Manizales y Cartago.

La obra de Cali se ejecutó en poco tiempo, pero se trabajó más de cuatro años el tema. Representa cada uno de los siete ríos de Cali. Hay ocho tótems, uno se hizo como muestra para mostrar lo que se realizaría, tres de estos tienen fuentes ornamentales de agua. Este bioparque no lo daña la intemperie, con el paso del tiempo gana naturalidad y no va a necesitar mantenimiento, además cada uno tiene una armadura elaborada por un ingeniero estructural.

“El trabajo se hizo en un mes y quince días, con horario extendido, fines de semana, madrugar más, media hora para almorzar, para cumplir con la fecha de entrega al señor alcalde”, afirma Ríos.

Finalmente, esta pereirana con 38 años de edad dice que: “He sido afortunada, bendecida, mis obras las hago con el corazón. No tengo el afán de terminarlas por cumplir con un contrato. Lo disfruto muchísimo. Ya dejo una impronta en Cali”.

También puedes leer: Se Gozaron Las Artes Integradas A Través De La Sucursal Fest.

Síguenos en: Facebook  Twitter Instagram Youtube

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.