Sandra Chaves Cocina con Historia y Mucho Sabor.

‘Mi pasión por la cocina inició cuando era muy niña, como era la hija mayor, me tocaba cocinarle a mis padres y hermanos, ya que era de las mayores y mis padres trabajaban. Siendo muy joven quedé embarazada, sufrí de violencia intrafamiliar; tuve que dejar el colegio y encargarme de la casa, entonces decidí separarme, dedicarme al cuidado de mis hijas mientras estudiaba belleza pensando que ahí estaba mi futuro. A los 20 años ya tenía tres hijas por las que diariamente debía luchar, cuenta Sandra Chaves con mucha emoción, mientras pela unas cebollas en la escuela de cocina.

Está mujer encontró en la comida la mejor forma de mantener vivos los recuerdos de infancia junto a su familia y padre.

Tras muchos momentos difíciles de su vida descubrió que su camino era la culinaria. Sandra se refugiaba en su cocina donde preparaba ricas recetas para mimar a sus hijas. Con ello descubrió que cocinar era su mejor terapia para palear dificultades, a la vez que conseguía su sustento.

A los 40 años de edad, esta caleña por adopción sintió la necesidad de perseguir sus sueños, de buscar su futuro y de hacer lo que desde muy niña siempre quiso, ser una gran chef. Con el apoyo de sus hijas, y después de 24 años, decidió regresar a las aulas.

Cuando iba a empezar las clases de gastronomía, llegó la pandemia y se aplazó el sueño. Pero no se detuvo, probó suerte en el instituto Balbino Solano, donde inició un nuevo reto y grandes aprendizajes para enriquecer su sazón.

La graduación del sueño

Ahora, a sus 42 años, decidió participar la 2ª versión del ‘Auténtico Sabor Caleño’ 2022, siendo escogida para disputar la gran final en la categoría Cocina Migrante.

El plato que la llevó a la gran final es el ‘chicharrón de pecho’ representa mucho para ella, le recuerda los días de rumba de sus padres, su comida preferida mientras disfrutaban de una noche de música, baile y licor. También la transporta a esos desayunos de domingo donde el ‘chicharrón de pecho’ era el protagonista.

La noticia la lleno de mucha alegría, tanto así que quería hacer partícipe de ese momento a todos sus allegados. Hoy ser una de las finalistas y estar en tercer lugar, no la entristece, por lo contrario, es un título que la llena de orgullo y ganas de seguir trabajando para mantener vivos aquellos platos únicos de la cocina propia. Ella afirma: ‘no gane, pero a mí nadie me quita lo bailado’ .

´Estoy muy emocionada porque mi mamá se lo merece, ella ha trabajado mucho, se esfuerza por estudiar, además tiene una muy buena sazón, cocina tamales, empanadas, champús y muchas cosas más que la hacen una buena competidora’ expresó Geraldine Díaz Chaves, hija de Sandra, durante su participación en el ‘ Auténtico Sabor Caleño’.

Sus cuatro hijos y su esposo son el motor que la impulsan a cumplir el sueño que desde pequeña tuvo de expresar su amor a través de la comida.

‘La cocina me llenó de amor propio, es una sensación maravillosa, siento que es lo mío, llego a la cocina y por muchos problemas que tenga, la cocina me transporta a otro mundo, es la terapia más bonita que tengo, sufrí de ansiedad y depresión y esto me llena de amor, de recuerdos, sobre todo de mi papá’.

Hoy, después de pasar por este importante evento caleño, Sandra sigue soñando con ser una gran chef de Cali y montar su propio restaurante de comida ancestral para, de esta forma, mantener vivos los recuerdos de su padre y esos platos que ella le preparaba para hacerlo feliz, dejando un legado para las nuevas generaciones.

Puede Leer también En ElValluno.Com:

Ganadores del ‘Auténtico Sabor Caleño’ Descubrieron La Cocina Tradicional de Pasto.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.