El Valluno.com

Rememorando Lo Que Fue Batman Begins (2005)

Batman Begins de Christopher Nolan reformuló en 2005 el mito de Bruce Wayne en la gran pantalla y redefinió el personaje de Batman de la manera más acertada posible, ofreciéndonos un Caballero Oscuro cimentado por el miedo y las dudas de un niño que creció solo por culpa de la enfermedad que siempre envenenará las calles de Gotham City.

Cuando el superhombre de Action Comics se convirtió en un éxito superventas y un icono pop para la cultura popular de masas, Detective Comics tuvo que ponerse manos a la obra para darle a la editorial un nuevo impulso narrativo, creativo y de mercado al imaginario colectivo. De esta manera llegó Batman, de la mano de Bob Kane (concepto) y Bill Finger (desarrollador no acreditado). Con el paso del tiempo, el personaje se asentó en el Noveno Arte y tardó unos 20 años en ser adaptado a la televisión con la reconocida serie de los años ’60.

 Adam West (‘Robinson Crusoe en Marte’) fue el primero en caracterizarse como el álter ego de Bruce Wayne, pero más tarde llegaría Tim Burton (‘Eduardo Manostijeras’) con su universo personal para destapar la venda al mundo con Batman (1989) y Batman Returns (1992). El personaje ya era todo un icono de masas y se había convertido en un verdadero éxito para el público. Pero lo que nadie imaginaba es que la peor etapa del Hombre Murciélago todavía estaba por llegar.

Si los años ’90 fueron malos para la producción creativa de los cómics, Batman Forever (1995) y Batman & Robin (1997) no acabaron siendo el bálsamo curativo necesario para un personaje como el Caballero Oscuro. Las tragedias que filmó Joel Schumacher (‘Un día de furia’) estuvieron a punto de cargarse al personaje en la gran pantalla, pero a Batman todavía le quedaba una bala en la recámara. Aunque no adelantemos acontecimientos. Remontémonos unos cuantos años atrás y viajemos a los quioscos donde los niños de nuestro país soñaban con convertirse en Spiderman y el resto de personaje de Los Vengadores.

 Marvel Comics llegaba con mucha más facilidad a esas tiendas no-especializadas gracias a las adaptaciones de Vértice o Bruguera, pero el sello de DC Comics era mucho más difícil de conseguir. Historietas sueltas de Batman y Superman alcanzaban al pequeño público español que anhelaba más narraciones de estos personajes. Nadie tenía muy claro hasta los años ’80 por qué Bruce Wayne gozaba de unas habilidades de pelea tan elevadas como las que posee, pero sería la reformulación del mito del Hombre Murciélago que llevó a cabo Frank Miller (“Daredevil: Born Again“) el golpe definitivo para que Batman se convirtiera en lo que ahora todos conocemos.

Flashback terminado. Volvamos a finales de la década de los ’90 y principios del nuevo milenio, con la resaca de ‘Batman & Robin’ todavía coleteando por el traumatizado público infantil y todavía más catatónico público adulto que había crecido al mismo tiempo que Bruce Wayne. El golpe parecía definitivo y el final de esa tetralogía de estética cercana a la parodia podía suponer tanto el final del personaje en la gran pantalla como la pérdida de los derechos de Warner Bros. El estudio cinematográfico corría el riesgo de que Batman y todo su universo cambiaran de bando y puso en marcha un nuevo proyecto, esta vez más serio que los precedentes. Es entonces cuando entra en escena el nombre de Christopher Nolan (‘Interstellar’).

Lee También

Síguenos En Nuestro Canal De YouTube

Síguenos En Nuestra Página De Facebook

Síguenos En Nuestra Página De Instagram

Síguenos En Nuestra Página De twitter

Síguenos y Compartenos

Deja una respuesta

Follow by Email
YouTube
YouTube
Instagram
Telegram