Colombianos al Mercado Internacional de Carbono

 

Caficultores colombianos ingresan al mercado internacional de carbono gracias al Proyecto conjunto de Microsoft, Rabobank y Solidaridad Network

  • Microsoft, Rabobank y Solidaridad Network desarrollan proyectos en Colombia para que los pequeños caficultores participen en el mercado global de bonos de carbono.
  • El programa está combatiendo el cambio climático, ayuda a los cafeteros adaptarse al calentamiento global y mejora las condiciones de vida de los pequeños agricultores
  • En promedio, los caficultores participantes han aumentado su productividad entre un 15% y un 20%, sus ingresos se han incrementado en un 20% en tres años, lo que incluye las utilidades por las transacciones de los bonos capturados en sus fincas.

 

Como parte de los compromisos de Microsoft de ser carbono-negativo para 2030 y contribuir con sus acciones a la disminución de los efectos del cambio climático, de la mano de Rabobank y Solidaridad Network, Microsoft está apoyando la reducción de carbono en 36 mil hectáreas de fincas cafeteras en Colombia y Perú, a través de una plataforma tecnológica que permite registrar, monitorear y vender el CO2 capturado. A su vez la empresa es el comprador de los bonos de carbono generado por la plataforma ACORN.

El proyecto es un esfuerzo de colaboración de Rabobank, una multinacional holandesa de servicios bancarios y financieros, y Solidaridad Network, una organización internacional de la sociedad civil que trabaja para fomentar cadenas de suministro más sostenibles. El proyecto denominado “Café del Futuro” busca transformar más de 36.000 hectáreas de café convencional en “café climáticamente inteligente”, beneficiando a 7.300 productores.

El proyecto busca apoyar la adaptación al cambio climático a largo plazo a través de mejores prácticas agroforestales sostenibles en las fincas de los caficultores, quienes a su vez se podrán consolidar como proveedores de bonos de carbono.  Los caficultores capturan dióxido de carbono mediante la plantación de árboles de sombra y otras prácticas agrícolas sostenibles, al tiempo que protegen sus cultivos de los efectos del cambio climático, elevan la producción y calidad del café y mejoran la calidad de vida y las oportunidades de las familias campesinas.

Como parte del compromiso de ser carbono negativo para 2030 de Microsoft, en enero de 2021 la compañía compartió sus avances. Anunció que había logrado una reducción del 6% de la emisión de carbono en sus operaciones, al pasar de 11,6 millones de toneladas métricas a 10,9 millones. Afirmó también que, como parte de su estrategia de sostenibilidad, no bastaba con la reducción de emisiones de carbono en su operación, sino que se requería, además, de la remoción física de carbono de la atmosfera y que para ello haría inversiones en los mercados globales para capturar 1,3 millones de toneladas métricas de carbono.

En Colombia, los proyectos destinatarios de esta compra de bonos se han dirigido a caficultores de Risaralda y Cauca, ayudándoles a participar en esquemas globales de comercio de emisiones y mejorar sus ingresos siendo parte del mercado internacional del carbono.  Solidaridad apoya a estos agricultores con registro, análisis de terreno y apoyo técnico. Rabobank asegura a través de su plataforma de negociación que los productores serán compensados cada año por reducir el CO2.

Al tiempo que la colaboración ha permitido capturar más de 132.000 toneladas métricas y proyecta capturar 176.000 toneladas adicionales hasta el año 2025, este proyecto ha permitido que los agricultores aumenten la calidad y el volumen de sus productos entre un 15% y 20%. Se trata de una propuesta gana-gana: las empresas compradoras de bonos de emisiones encuentran más oferta para poder cumplir con sus compromisos para reducir su huella de carbono y los agricultores proveedores encuentran una manera para diversificar sus sustentos de vida, aumentado sus ingresos en un 20% y asegurando un beneficio a largo plazo.

 

 

Un desafío global

 El cambio climático afecta cada vez más a la agricultura mundial. El noventa por ciento de los 608 millones de granjas en el mundo son granjas familiares, que operan entre el 70 y el 80% de las tierras agrícolas y producen alrededor del 80% de los alimentos del mundo, según una nueva investigación de la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación. Cinco de cada seis fincas en el mundo son muy pequeñas, de menos de dos hectáreas. Y aunque son responsables de solo alrededor del 12% de todas las tierras agrícolas, producen alrededor del 35% de los alimentos del mundo.

Pero la agricultura también es responsable del 24% de las emisiones globales de gases de efecto invernadero. Por ello, hacer parte del crecimiento y liberar todo el potencial de los pequeños agricultores para que se conviertan en una fuerza global positiva para abordar el cambio climático se ha convertido en una prioridad.

Actualmente, Solidaridad Network y Rabobank han optado por ampliar sus proyectos piloto para incluir nuevas regiones. Solidaridad apoya a los agricultores con la medición de la huella de carbono, la implementación de sistemas agroforestales, el registro en la plataforma ACORN y soporte técnico. Rabobank, asegura, a través de su plataforma comercial, que los productores serán compensados anualmente y por 20 años consecutivos por reducir el CO2. 80% del precio de venta del bono de carbono llega a los manos del campesino, haciendo ACORN una plataforma que garantiza un precio justo para el trabajo realizado en campo.

 

Tecnología para el planeta

Debido al tamaño y la urgencia de la crisis del cambio climático, la tecnología jugará un papel importante en la búsqueda de soluciones. Hay todos los datos para monitorear, recopilar y analizar, todos los modelos de análisis avanzados para construir utilizando IA aplicada y aprendizaje automático, y toda la infraestructura de comunicaciones para implementar. “Para nosotros, la tecnología fue muy importante debido a la ingestión de datos satelitales y los modelos de IA y la escalabilidad de la infraestructura que requeríamos.  Aplicar la tecnología a nuestros problemas de sostenibilidad más urgentes es clave“, afirmó Jelmer Van De Mortel, Jefe de la iniciativa ACORN, en Rabobank.

 

Leer también: ¿Su televisor le ayuda a cuidar su salud visual?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.