El Valluno.com

Los Distintos Retos Que La Educación Enfrenta

Desde hace años se han venido observando indicadores de que la educación se enfrenta a retos disruptivos de diferente orden. Aparecían poco a poco estudiantes con una nueva actitud, demandando servicios diferentes. Estudiantes renuentes al aprendizaje indiscriminado de contenidos, que entendían que los «buscadores» como Google o YouTube estaban allí para ofrecer una mina infinita de información, dejándoles tiempo para más bien desarrollar habilidades investigativas, crear, o soñar.

Se cuestionaban esos estudiantes por qué razón, por ejemplo, había que destinar cuatro o cinco años a obtener un título profesional, y no solamente uno o dos años para adquirir los conocimientos y habilidades específicas que les permitieran ubicarse en el mercado laboral sin afectar el patrimonio familiar por cuenta de las matrículas. En el caso de estos estudiantes, los diplomas, que antes certificaban conocimientos y adornaban la sala de la casa, pasaron de pronto al «cuarto de San Alejo».

Se trataba -y se trata- de una nueva generación, una generación iconoclasta que, por su familiaridad con los computadores, softwares y plataformas, mira «por encima del hombro» a algunos de sus docentes, abrumados por los avances tecnológicos. Mientras tanto, la pandemia hacía evidentes las necesidades seculares desatendidas por el Estado: la falta de financiación a los estudiantes de menores recursos y, en particular, la débil estructura patrimonial del ICETEX, que le impide a esta institución expandir su cobertura con los retos de la nueva era; las diferencias inaceptables entre estudiantes que cuentan con dispositivos móviles y la mayoría que en pleno siglo XXI carece de acceso a ellos; o las existentes entre quienes cuentan con acceso a la conectividad y la mayoría que no cuenta con ella.

Ganó evidencia la importancia de la tecnología asociada a la educación, sea bajo el modo virtual, a distancia o en la forma de clases presenciales y sincrónicas ofrecidas en ambientes pedagógicos cercanos a la realidad, como los construidos a partir de simuladores de alta precisión.

Ante un panorama tan variable, no queda duda de que las instituciones educativas públicas y privadas tendrán que ajustar sus planes. Las de naturaleza pública para lograr el uso más eficiente de sus asignaciones presupuestales, mantener y mejorar la calidad del servicio y ampliar su cobertura. O los impactos positivos de la «secuenciación del genoma» en el costo de las proteínas, como resultado de los cuales en 2030 el hato ganadero de los Estados Unidos se habrá reducido a la mitad del actual. O los próximos viajes hipersónicos , o las computadoras biológicas capaces de actuar sobre células vivas para detectar el impacto de una droga o prevenir el cáncer.

Se trata de avances apoyados en un nuevo sistema de producción que privilegia la creatividad sobre la extracción, la plenitud sobre la escasez y la prosperidad y la colaboración sobre la inequidad y la competencia. Un nuevo sistema de producción en el cual los fotones, los electrones, el ADN, las moléculas y los bits, por esencia ubicuos, reemplazarán al carbón, al petróleo, al acero, al hato ganadero y al concreto. Un nuevo sistema que será liderado por naciones y grupos sociales colaborativos, acostumbrados al trabajo en equipo y fanáticos de la creatividad, la curiosidad y la apertura mental.

 

 

Lee También: Escuela De Artes Y oficios Del SENA Es Una Realidad En Candelaria

Síguenos y Compartenos

Deja una respuesta

Follow by Email
YouTube
YouTube
Instagram
Telegram