El Valluno.com

Llanto Maldito Caleño Andres Beltran

La historia del film se le ocurrió hace muchos años, pero en su momento solo era la narración sobre una familia en crisis. La idea fue cambiada con el tiempo y cuando el director se decidió a hacer la película de terror, desempolvó su proyecto. “Sentía que esa atmósfera de una familia en crisis, con un montón de miedos reales que tenemos sobre la paternidad, la maternidad o el matrimonio, era el caldo de cultivo para una buena historia de terror”.

Andrés Beltrán siempre ha sido un amante del cine de terror. De niño se veía las películas de Freddy Krueger, de Chucky y de otro montón de historias tenebrosas que no lo dejaban dormir. “Mis papás me decían que si las iba a ver luego no me pasara a la cama de ellos y efectivamente me terminaba pasando a su cama”, cuenta entre risas el director.

Pero pese a su fascinación por el género, cuando empezó su carrera como cineasta nunca había hecho una producción en clave de terror. Anteriormente había hecho un corto gótico, pero no en plan de asustar, en especial porque el terror le parecía un terreno difícil y todo un reto como escritor y director, uno que quería vivir y superar. Y luego de su triunfo en los India Catalina en 2018 y de vincularse con Dynamo para dirigir la segunda temporada de Distrito Salvaje en 2019, se sentó a redactar lo que sería su segundo largometraje, ‘Llanto maldito’.

“Me demoré mucho estudiando otra vez el género de terror, me repetí muchas películas, sobre todo contemporáneas, porque el terror se ha vuelto mucho más inteligente, más serio en términos de cómo lo percibe la crítica. El proceso de escritura del guion duró como dos años, entre el estudio de los personajes, el cambio de partes, el análisis de cómo las situaciones afectaban a cada personaje y en la búsqueda de una forma en la que los miedos reales se volvían sobrenaturales y el espectador se lo creyera”, explicó Beltrán.

Además, como Beltrán siempre había estudiado las leyendas populares de Colombia, encontró una que le pareció perfecta para su película: la Tarumama de los pastusos, una leyenda de tradición oral, que narra la historia de una indígena que pierde a su bebé en el río cuando estaba dando a luz y que, a partir de ese día, llora todas las noches, vaga por los bosques, se roba a los niños que ve desatendidos y se mete en las casas, come carbón y se vuelve una anciana horripilante con patas de cabra.

Síguenos en Nuestras Redes Sociales: Facebook  Instagram  Twitter

Síguenos y Compartenos

Deja una respuesta

Follow by Email
YouTube
YouTube
Instagram
Telegram