Cómo Limpiar Adecuadamente La Piel Grasosa

La piel grasosa, se identifica porque podemos notar brillos en la frente, nariz, barbilla, o zona T, que es el exceso de grasa, y también son pieles con tendencia a los poros abiertos. Las causas pueden ser genéticas, simplemente nuestra piel es así, o también se puede deber a factores hormonales, alimenticios o de estilo de vida.

Lo que está ocurriendo en la piel grasosa es que las glándulas sebáceas están demasiado activadas. Normalmente, estas glándulas tienen un funcionamiento equilibrado que permite a la piel mantener una hidratación y una elasticidad natural,  Sin embargo, cuando tenemos mucho sebo, tenemos la llamada piel grasa. Al acumularse el sebo, los poros se obstruyen y se generan esos puntos negros y granos. También tienden a dilatarse los poros, por eso se ven abiertos.

El Jabón Genera Más Sebo

Cuando tenemos la piel grasa, lo que  mejor parece es  limpiarla con mayor frecuencia, empleando además el uso de jabón. Pero eso, paradójicamente, genera más sebo, porque los jabones y el exceso de agua resecan más la piel, y cuando la piel se seca, su mecanismo de compensación por lo general produce más grasa. Por eso debemos limitar el lavado de la cara a dos veces al día, tres como máximo.La limpieza de la piel grasa se debe realizar una vez por la mañana, para eliminar el sebo y las sustancias que se nos hayan acumulado en la piel durante la noche, y antes de acostarnos.

Cómo Limpiar El Rostro Cuando Tenemos La Piel Grasa

Cómo Limpiar La Piel Grasosa
Cómo Limpiar La Piel Grasosa
  • Limpia la cara con un agua micelar. Ya sea para desmaquillarnos o para limpiar la cara sin más, las toallitas o tónicos desmaquillantes no son recomendables en caso de tener la piel grasa. En vez de eso, los dermatólogos recomiendan aguas micelares. Estos son productos cuya base es el agua, y en ella hay disueltas micelas, que son unos productos que atraen la suciedad y la grasa y la disuelven en el agua.
  • Aplica un tónico. No es imprescindible el uso de tónico en pieles grasas, incluso algunos dermatólogos no recomiendan su empleo en este tipo de casos. Pero si lo usamos, debemos de asegurarnos de que sea adecuado para nuestro rostro. De nuevo, echa el producto en un disco de algodón y aplicarlo a toquecitos, solo en las zonas de mayor concentración de grasa o donde tengamos los poros más abiertos.
  • Aplica un producto hidratante y humectante. Para mantener una buena hidratación y que la piel no necesite generar tanta grasa, debemos terminar nuestro cuidado diario de limpieza con una crema u otro producto hidratante. Es importante que no tenga una base de aceite, como es común en las cremas, y que sea adecuado para pieles grasas.

Leer también: FAC Comprometida Con La Vida y Más Cerca De La Comunidad De Cali

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.