El Valluno.com

Razones Para Usar el Lenguaje Incluyente.

Pese a las muchas luchas por visibilizar sectores de la sociedad nunca antes visto, hoy en día, se sigue generando controversia sobre  el uso de algunos términos que se proponen frente a la necesidad de corresponder a un lenguaje que denote discursos o expresiones incluyentes.

¿Pero qué es el lenguaje incluyente?

Es un modo de expresión oral, escrito y visual que busca dar igual valor a las personas al poner de manifiesto la diversidad que compone a la sociedad y dar visibilidad a quienes en ella participan. De este modo se busca forjar una sociedad integrada que promueva en todo momento la igualdad entre los seres humanos.

¿Y qué pasa con el uso de términos Neutros?

Expresarnos con términos neutros o hacer evidente el masculino y femenino evita las generalizaciones, busca erradicar los estereotipos y lucha contra los roles de género tradicionales que refuerzan la idea de desigualdad al subordinar al género masculino todo lo que sea distinto a él.

¿Existe el masculino Universal?

El masculino no es universal ni neutro.

En el lenguaje incluyente hay que entender que el masculino no es universal ni neutro. En la lengua española no hay más razón para esta práctica que la convención social que no da visibilidad a las mujeres, etnias, nacionalidades, géneros, edades, discapacidades, condiciones sociales, de salud, religiones, preferencias sexuales, estado civil, ni a los cambios sociales que exigen el reconocimiento que de por sí merecen.

ALGUNAS RECOMENDACIONES PRÁCTICAS PARA UTILIZAR EL LENGUAJE INCLUYENTE

  • No se limita a hablar de “los y las” y de “Todos y todas”.
  • Utiliza palabras, términos o conceptos neutros o imparciales que no invisibilicen a las mujeres: Ciudadanía, Sociedad, Niñez…
  • Nombra lo femenino y lo masculino: Reunión de padres y madres de familia.
  • Reemplaza palabras universales masculinas por genéricos neutros: Oficina de atención a la ciudadanía.
  • Utiliza el femenino en oficios, profesiones y cargos: El diagnóstico que dio la médica, la ingeniera revisó la información.
  • Identifica con el artículo femenino o masculino sustantivos invariables: Una joven, Un joven.
  • Erradica el uso de elementos que no son incluyentes y reducen lo femenino a un símbolo. Ejemplo: Propietari@s, Estudiant@s…
  • Reemplaza formas masculinas por abstractos. Ejemplo: Reunión de directivas, Consejo Ministerial.
  • Al redactar utiliza la creatividad para evitar el masculino si se va a incluir también lo femenino. Ejemplo: La convocatoria se hizo para mucha gente.

Pese a esto y debido al uso indebido o exageración por parte de algunos oradores, existen algunas protestas muy visibles, aquí comparto una de ellas,

POR UN IDIOMA SIN “IDIOMO”

Se ha extendido una manía
entre parlantes ladinos
de acuñarle el femenino
a quien nunca lo tendría,
si no tiene “dío” el día,
y el trigo no tiene “triga”,
ni existen las “gobernantas”,
tampoco las “estudiantas”,
ni “hormigo” entre las hormigas.

Aunque lo intenten, comprar
con millones y “millonas”
un trono no tiene “trona”
ni “jaguara” has de llamar
a la hembra del jaguar,
y aunque el loro tenga Lora,
y tenga una flor la flora
mi lógica no se aplaca:
no tienen “vacos” las vacas
ni los toros tienen “toras”.

Aunque las libras existan
con los libros no emparejan,
y tampoco se cotejan
suelos, que de suelas distan,
por mucho o “mucha” que insistan
mi mano no tiene “mana”,
no tiene “rano” la rana
y foco no va con foca,
ni utilizando por boca
al masculino de Ana.

Roberto Santamaría-Betancourt
Grupo de la Ortografía Española

Síguenos y Compartenos

Deja una respuesta

Follow by Email
YouTube
YouTube
Instagram
Telegram