El Valluno.com

La Educación Más Eficaz Es El Aprendizaje Activo Del Niño

Veinte años de investigación sobre la naturaleza de la memoria y el conocimiento, 40 años de investigación sobre la corteza prefrontal y una vida dedicada a la neurociencia cognitiva, siguiendo las huellas de un premio Nobel como Santiago Ramón y Cajal, quien formuló su teoría de las redes neuronales en el cerebro ya en 1882. La profesión mágica de la mente (Ariel, 2020) es la biografía del célebre neurocientífico Joaquín M. Fuster y una ventana extraordinaria a su obra a través de las figuras y descubrimientos que han influido decisivamente su investigación. Hoy, con más de 90 años y con una pasión intacta, es profesor emérito en la Universidad de California, Los Ángeles (UCLA).

 

Pregunta. La figura del navarro Ramón y Cajal ha sido una influencia determinante en su vida.

Fue el primero en plantear la hipótesis de que la memoria y el conocimiento se distribuían en redes corticales de la corteza cerebral que conectaban neuronas y estaban asociadas con la experiencia. Esta teoría se convirtió para mí en una guía y un comando que tenía que probar experimentalmente. Me comprometí a hacer esto primero en primates y luego en humanos usando técnicas de imagen, y pude confirmar que estas redes asociativas de memoria y conocimiento en el tronco cerebral estaban difusas, superpuestas y muy plásticas. flexible.

De hecho, son la base del aprendizaje y la adquisición de la memoria y el conocimiento, y esto es de fundamental importancia en la educación del niño y del adulto. Durante 40 años he estado estudiando aquellas relaciones entre células que se manifestaron fisiológicamente durante la conducta, y donde se pudo comprobar que Cajal tenía razón y que la formación de la memoria consiste básicamente en facilitar contactos entre neuronas que forman parte de estas redes de conocimiento. Pero también caímos en la evidencia de que había una parte importante de esa corteza, la del lóbulo frontal, que sirve precisamente para organizar los elementos temporales de los recuerdos que se utilizan en la conducta, en el lenguaje, en el razonamiento.

Cuando habla de temporal, ¿se refiere a la memoria de trabajo?

Bueno, la memoria de trabajo (u operante) fue en realidad el método que nos llevó allí. Cualquier memoria de trabajo se activa temporalmente para la ejecución de un acto o serie de actos. Se utiliza para organizar la estructura temporal de todas las acciones nuevas y complejas. No acciones reflejas instintivas, sino acciones originales, nuevas y complejas que realizan los humanos.

De hecho, la memoria activada nos ha servido no solo para estudiar cómo se activa la memoria, sino también la estructura de esta memoria en la corteza cerebral, memoria constante. ¿Entiendes? Porque la memoria de trabajo no es más que una activación temporal y temporal de la memoria a largo plazo. Y otra cosa muy importante es que el patio delantero no solo organiza las estructuras temporales del comportamiento, el razonamiento o la música, sino que también sirve para la composición, la imaginación y la memoria del futuro.

¿Cómo funciona la memoria?

La memoria se establece en redes distribuidas por la corteza cerebral. Y está allí dormido, cuando no se está utilizando. Cuando intentamos recordar algo, o cuando nos encontramos en una situación que nos recuerda algo, estas redes se activan por la excitación, al mismo tiempo que se inhiben algunas que no forman parte de ese recuerdo. Con esta activación se alcanza un nivel de actividad nerviosa de estas células que supera el umbral de la conciencia, entonces surge la conciencia de la memoria, de lo que normalmente está dormido y que despierta con la asociación, con las circunstancias. etc. Entonces esta memoria de largo plazo se reactiva y se abre a posibles modificaciones, extensión y refuerzo, formando nuevas redes que amplían las antiguas. Porque la realidad es que nuestro futuro, nuestra creación y nuestra imaginación se basan en el pasado. Es a partir de ahí que formamos nuevas estructuras de conocimiento, memoria y actividad humana.

¿Cuál es el mejor tipo de aprendizaje?

La educación más eficiente es el aprendizaje activo que sale del niño, que crea, que imagina y forma estructuras nuevas. No es a base de memorizar listas de los reyes godos, sino de activar él mismo esas redes y ampliarlas activamente con otros niños y con el maestro, priorizando la colaboración por encima de la competición. Porque la colaboración es un elemento de formación social del niño, y le educa en la escala de valores y en la ética del trabajo.

¿Es posible mejorar la memoria?

Todos los tipos de memoria ejecutiva promueven el reconocimiento y por tanto el ejercicio de las funciones ejecutivas de la corteza prefrontal: atención ejecutiva, memoria de trabajo, capacidad de decisión y planificación. Otro aspecto de la importancia del aprendizaje activo es precisamente en la tercera y cuarta edad, cuando las conexiones entre las células se pierden o se aflojan y en la demencia alcanzan de forma natural condiciones catastróficas como el Alzheimer. Desafortunadamente, todavía no tenemos una cura para la demencia o la enfermedad de Alzheimer, pero sabemos que hay una manera de posponer, posponer la demencia y posiblemente reducirla o mejorarla mediante el ejercicio de las funciones ejecutivas.

¿ cómo hacerlo?

Pues con todo lo que signifique la utilización de alguna de aquellas funciones, de la capacidad de decidir y de planificar; de la capacidad de memoria operante; de la atención ejecutiva (a lo que haces y a lo que has de hacer). El enfermo de mente no tiene futuro ni prácticamente pasado; vive aquí y ahora. Todo lo que sea facilitar las funciones ejecutivas de la corteza prefrontal sirve para postergar o aminorar la demencia.

También puedes leer : Jade: El Color Que Se Anota Para Este 2021

Síguenos En YouTube Instagram Facebook

Síguenos y Compartenos

Deja una respuesta

Follow by Email
YouTube
YouTube
Instagram
Telegram