El Valluno.com

Los Kimonos Son Perfectos Para El Verano

Los looks con kimono tienen algo de hipnótico, y no solamente por la influencia oriental universalizada (tanto, que ha conseguido marcar parte de la Historia de la moda occidental y erigirse como objeto de exposición), sino porque, a pesar de ser casi una constante en todo tipo de firmas, no son tan ubicuos como los estilismos que incluyen otro tipo de piezas.

kimonos

Puede que los blazers (especialmente con el interés que está despertando de nuevo la sastrería) o las bikers hayan ganado la partida de las fotos de Instagram, pero esa unicidad y el aura volátil y suntuosa que envuelve a muchas de ellos hace que los looks con kimono se conviertan en esos que se quieren emular a toda costa. ¿Lo bueno? Que como son los blazers de verano y una de las chaquetas de entretiempo definitivas (en una versión comercial y simplificada de la verdadera pieza tradicional), tienen un manual de uso sencillo que funciona con todos los básicos que ya se tienen en el armario. Y tenemos pruebas que, quizás, inspiren a utilizarlo tan pronto como se pueda.

Como vestido: no, aquí no actúa como chaqueta de entretiempo, pero es uno de los looks más sencillos, ya que aquí el kimono se convierte en protagonista absoluto, dejando tanto que el color como el bordado (o el estampado) sean los que determinen la intención y la carga visual del look. Pero que eso no confunda: el resto de accesorios que lo compongan pueden y deben ser igual de carismáticos, como unas sandalias especiales o algo tan inesperado como unas tobilleras (XL).

Con un jersey de cuello vuelto (fino): lo que aquí funciona es la ley de opuestos en su formato más puro. La mayoría de los kimonos que pueden encontrarse en las grandes tiendas ahora mismo tienden a los tejidos ligeros aptos para el verano, de modo que contraponerlo a una pieza que sea puramente invernal crea una tensión magnética y perfecta para el entretiempo. Eso sí, mejor si el jersey de cuello vuelto tiende a lo fino y no al punto excesivamente grueso incluso entre los antagonistas tienen que limarse las asperezas.

Con vaqueros: este es uno de esos looks con kimono que no por repetido resulta menos epatante es difícil, muy difícil, dejar de mirarlo, porque existe de nuevo esa tensión entre la formalidad de un kimono estampado o bordado con profusión y la sencillez de unos vaqueros rectos y propios del día a día. Será el resto de prendas que componen el estilismo las que determinen si se tiende a lo sofisticado o a lo casual, pero aquí el negro y las líneas simples siempre son un acierto, sobre todo cuando la pieza vertebradora se coloca de un modo diferente y no atada de cualquier manera.

Síguenos y Compartenos

Deja una respuesta

Follow by Email
YouTube
YouTube
Instagram
Telegram