Juan Escobar, 42 Años Formando Talentos En Fómeque

Mientras observa la final femenina de voleibol, categoría prejuvenil, el profesor Juan Escobar, de 72 años y oriundo de Fómeque, Cundinamarca, saca tiempo para contar algunas historias de su vida, aquellas que lo han marcado desde su juventud y que hoy son el reflejo de toda una vida dedicada al deporte.

Escobar, hijo de padres campesinos, recuerda que desde muy joven quiso dedicarse al fútbol, pero a medida que avanzaba el tiempo, la vida le fue mostrando diferentes caminos.

“En Fómeque, la cancha de fútbol era más o menos buena, entonces, a veces, Millonarios o Santa Fe iban a hacer la pretemporada, y allí jugábamos. Varias veces ellos me dijeron que fuera a entrenar y yo lo veía fácil, pero mi papá no me patrocinó”, destaca.

Escobar sabía que tenía que buscar alternativas y, aunque, en principio no pensaba estudiar para ser docente, este fue el camino que escogió, sin saber, entonces, que esta profesión le abriría las puertas para una notoria carrera como entrenador de voleibol.

“Estudié actividades pecuarias y resulté siendo profesor, en Fómeque, para el Pedagógico, dando unas clases sobre animales. Uno tenía que trabajar 20 o 24 horas, pero como yo no las completaba, el rector me pidió el favor de que le ayudará en Educación Física; me le medí y ya van 42 años”, señala.

Entre risas, el profe Escobar resalta la particular manera en que empezó a inculcar la cultura de voleibol en los alumnos de la institución. “Fui a dictar los cursos al Académico, pero era un colegio particular que estaba como para quebrarse y solo había dos balones viejos de baloncesto. Unos amigos me regalaron un balón de voleibol, como para cambiar en algo la implementación; cogí una aguja y pinché uno de los de baloncesto”, dice.

Cuando hizo eso, se le quedaba mucha gente sin jugar en la clase, entonces, les pasaba el balón de voleibol para que se entretuvieran: “ahí comenzó todo en el voleibol y la cosa funcionó”, afirma.

Sin embargo, allí no terminaba la picardía, pues después de proponer a las directivas que se dejara jugar voleibol de manera más competitiva, el profe, a su manera, se aseguró de que, en efecto, los estudiantes le dedicaran más tiempo a este deporte.

“Me conseguí otro balón de voleibol, entonces, el segundo de baloncesto no lo pinché, sino que le saqué el aire y me hice el bravo; le comenzamos a dedicar tiempo y qué alegría ver a esa gente compitiendo y ganando”, señala.

Los Juegos Intercolegiados

El profe Escobar cuenta que comenzó con equipos masculinos con los que participó en algunas competencias, y fue desde entonces cuando empezó a formar niños, niñas y jóvenes para los Juegos Intercolegiados.

“Yo creo que llevo más de 40 campeonatos con Intercolegiados, muchas veces gané departamentales en ambas categorías, prejuvenil y juvenil; que yo me acuerde siempre coronábamos, al menos, una. En nacionales he tenido varios segundos y terceros puestos”, dice.

Y es que los Juegos Intercolegiados han representado un sentimiento especial para Escobar y para los diferentes grupos que ha dirigido a lo largo de los años, pues resalta logros que van más allá de lo deportivo.

“Intercolegiados, para mí, ha sido el programa más responsable de todos. Es en el que se trata mejor al deportista porque a nivel nacional siempre están pendientes, hay buenos hoteles, buena alimentación, buenos uniformes, entre otras cosas”, señala.

“Alrededor de 27 jugadoras del municipio, en el transcurso de todos estos años, han sido becadas en universidad por su rendimiento en el voleibol”, complementa.

Al preguntarle cuál es momento que más lo ha marcado al frente de esta labor, varios recuerdos le vienen a la mente, pero entre todos se destaca uno.

“El primer campeonato departamental, en 1982. Enfrentábamos al Liceo Femenino de Cundinamarca, que era un ejemplo a seguir, era el “boom” porque ganaban en todo. Nosotros, de un pueblo pequeño y con deportistas de biotipo no tan grande fuimos, las enfrentamos y ganamos. Me parecía imposible, Duré como tres días sin creerlo. Mentalmente, es lo que más he celebrado”, expresa.

El profe dice que hace casi dos años, tras ser subcampeón de voleibol femenino de Intercolegiados, en el Valle de Cauca, decidió retirarse, pero pasados un par de meses, y tras la insistencia de algunos padres de familia, decidió asumir el liderato del equipo, nuevamente.

“La carta de presentación de Fómeque es el voleibol; ver que la gente del pueblo le reconoce a uno el trabajo, que se puede seguir compitiendo y que se puede seguir ganando, motiva mucho más”, comenta.

El profesor Juan Escobar ha tenido diferentes reconocimientos por su trabajo, entre las que él destaca: “mejor entrenador en los 40 años de Coldeportes para Cundinamarca (hoy Ministerio del Deporte), que recibí hace dos años, la Medalla al Mérito Policarpa Salavarrieta, de la Asamblea de Cundinamarca, y también, en Fómeque, hay un Ilustre, que soy yo, así sea de recocha”, concluye entre risas.

Descargue, sin costo, la aplicación Juegos Intercolegiados y consulte el calendario, los deportes, los resultados y la tabla de medallería de la final nacional, o ingrese a https://finalnacional2021.juegosintercolegiados.com/

Leer también: Nace la Ciudadela de la Alegría en Cali

Síguenos en: Facebook  Twitter Instagram Youtube

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.