Huertas Comunitarias Una Alternativa Hacia La Seguridad Alimentaria

En la zona urbana de Cali, la administración del médico Jorge Iván Ospina a través del equipo de Gobernanza y Cultura Ambiental del Dagma, ha invertido cerca de $150´000.000 representados en recurso humano con profesionales y técnicos para el acompañamiento a 118 huertas a nivel distrital que impactan 373 familias, de las cuales 74 se encuentran en espacios comunitarios como parques, polideportivos y separadores viales; otras 44 huertas en espacios familiares o al interior de viviendas en zonas como patios, balcones y terrazas.

Todo porque en Colombia se pierden y desperdician 9,76 millones de toneladas de alimentos al año, mientras que muchas familias no tienen acceso a las tres comidas diarias. Esta es una realidad que exige acciones urgentes, por esa razón existe el Proyecto Movilizador ‘Nuestra Huerta, Nuestra Casa’ con el programa Huertas para la Vida.

Los gobiernos locales de las principales ciudades del país, entre ellas Cali, vienen impulsando la Agricultura Urbana como línea de acción en sus esfuerzos por mitigar el hambre en algunas comunas y promover la seguridad alimentaria. El Plan Integral de Gestión del Cambio Climático de Santiago de Cali incluye un Eje Programático dedicado al tema de la Seguridad y Soberanía Alimentaria y entre sus estrategias están: la promoción de la producción sostenible en el área rural y la implementación de proyectos de agricultura urbana.

En ambos frentes, el Departamento Administrativo de Gestión del Medio Ambiente Dagma, viene jugando un papel muy importante en el área rural a través de la Unidad Municipal de Asistencia Técnica Agropecuaria, Umata, que se encarga de prestar asistencia técnica o extensión agropecuaria a los pequeños y medianos productores.

En los 16.041 metros cuadrados de huertas sembradas que están siendo apoyadas por el Dagma, se cultivan plantas aromáticas, condimentarías, hortalizas y verduras como tomate, cebolla, lechuga, espinaca, pimentón, ají, habichuela y leguminosas como fríjol, además de árboles frutales.

Con ese sentido de apropiación y promoción de líderes, el Dagma ha privilegiado las experiencias comunitarias y familiares para la siembra, cosecha y consumo de alimentos sanos, favoreciendo en paralelo la construcción del tejido social a través de programas como Ecobarrios con una inversión total de $298´000.000,00 representada en el fortalecimiento de las huertas existentes en los barrios San Antonio, Urbanización Aguacatal, Sena Salomia y Altos de Santa Elena. Además de 90 composteras, 100 jardines medicinales y 4 huertas comunitarias que incluyen 1 en Siloé y otra en la cárcel de varones.

El Dagma también ha entregado madera, a través del Vivero Municipal, para la construcción de camas para huertas y en ese orden de inversión una de las experiencias más destacadas es ‘la huerta madre en el corredor ambiental río Cali barrio Calima’ que gracias al compromiso comunitario ha logrado que tres generaciones vecinas del sector agrupadas en la Corporación Ambiental barrio Calima, el Sigac Comuna 4 y el Comité Ambiental JAC barrio Calima, cuenten hoy con una huerta que este año recibirá madera por un valor aproximado de $2`000.000

Así mismo desde el componente de Huertas del Dagma se han logrado gestionar $20´000.000 con el equipo del proyecto Sembrando Compromiso y las Fundaciones Granja Tarapacá y Ríos y Ciudades, para continuar apoyando diversos proyectos que sigan fortaleciendo el Sistema Distrital de Huertas y Agroecología, promoviendo el concepto de agricultura con enfoque agroecológico.

Una propuesta que no es más que el aprovechamiento de espacios en viviendas y unidades habitacionales urbanas para sembrar alimentos, fomentar el encuentro ciudadano, la construcción de tejido social, la gobernanza ambiental y los liderazgos comunales.

Leer también: Jornada De Donaciones De Prótesis y Pelucas Para Mujeres Con Cáncer De Seno

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.