El Crecimiento Orgánico Empresarial ¿Qué es?

 

El éxito empresarial está íntimamente relacionado con el crecimiento de una compañía. Si un negocio es capaz de prosperar y tener presencia en el mercado, es mucho más probable que obtenga ganancias por su actividad empresarial y que se mantenga vivo a pesar de las adversidades.

Por otro lado, aquellas empresas que no tienen un plan de crecimiento tendrán dificultades para hacer rentable su negocio y se verán más afectadas por las situaciones desfavorables a las que se enfrenten.

Tener claro tus estrategias de crecimiento es fundamental para saber cómo tu negocio encarará las necesidades del mercado y para definir qué actividades llevará a cabo, con quiénes y para qué. Asimismo, estas estrategias permiten prever tus objetivos empresariales, así como los tiempos necesarios para lograr tus metas.

El crecimiento orgánico es una de las estrategias más populares entre las empresas que quieren mantener un negocio a largo plazo de manera sólida y autónoma. Descubre qué es este crecimiento, cuáles son sus diferencias respecto a otros planes de negocios y cómo puedes adaptarlo a tu empresa mediante la implementación de 5 sencillas prácticas que asegurarán tu éxito empresarial.

¿Qué es el crecimiento orgánico en una empresa?

Este término hace referencia al crecimiento que percibe una compañía como producto de un incremento en su actividad empresarial. Este crecimiento se denomina orgánico porque aprovecha los propios recursos del negocio para aumentar el volumen de venta de sus bienes o servicios sin intermediación de un agente externo.

Diferencias entre el crecimiento orgánico y el crecimiento inorgánico empresarial

Al hablar de un tipo de crecimiento orgánico es probable que te preguntes si existe algún otro tipo de crecimiento. La respuesta es «sí»: el crecimiento inorgánico. Ambas estrategias de crecimiento tienen sus ventajas y son implementadas por diferentes negocios de acuerdo con sus necesidades.

Sin embargo, es importante que tengas presente que estos modelos de crecimiento no están hechos para todas las empresas. Por ello, elegir el modo correcto de crecer es importante para evitar pérdidas a largo plazo o, incluso, el fracaso de una empresa. Veamos sus características para comprender qué ventajas y desventajas conlleva cada uno de estos tipos.

1. Crecimiento inorgánico empresarial

En algunas situaciones los negocios necesitan recursos externos para comenzar sus operaciones, para mejorar sus instalaciones o aumentar su producción y abrir nuevas plantas o sucursales. Para solventar estos gastos e incrementar su volumen de ventas estas empresas pueden optar por buscar inversiones externas, fusiones o adquisiciones que permitan un rápido crecimiento. Este tipo de crecimiento se considera inorgánico, pues requiere ceder parte de la empresa al inversor y, por tanto, perder autonomía.

La principal ventaja de esta estrategia consiste en que las empresas pueden crecer de manera acelerada y con altos márgenes de ganancias. Asimismo, pueden cotizar en la Bolsa y aumentar su valor por medio de la venta de acciones.

Por otro lado, tiene la desventaja de que la empresa pierde autonomía, a la vez que su éxito se ve determinado por la volatilidad de los intereses del mercado y por el interés de inversión de personas ajenas a la empresa.

2. Crecimiento orgánico empresarial

En contraposición al crecimiento inorgánico, esta estrategia de crecimiento privilegia la autonomía de una empresa y busca generar ganancias que permitan incrementar la capacidad de producción, la apertura de nuevos espacios de trabajo o la mejora de infraestructura con recursos propios. Para ello, este plan de crecimiento tiene en cuenta el comportamiento del mercado, las necesidades de los consumidores y la rentabilidad del negocio para buscar la solidez a largo plazo.

El crecimiento orgánico ofrece la ventaja de no depender de dinero externo para aumentar ventas ni para ofrecer mejores soluciones al mercado. Al mismo tiempo, este tipo de crecimiento crea bases más solidas para la empresa y lo prepara para el mercado del futuro.

Sin embargo, tiene la desventaja de requerir en la mayoría de los casos un mayor tiempo de crecimiento, lo cual pone en riesgo la economía de la empresa si no se tiene un plan de implementación correcto.

Como puedes ver, estos dos tipos de crecimiento aprovechan diferentes medios para buscar el éxito empresarial. Para elegir qué tipo de estrategia adoptarás en tu negocio debes considerar cuáles son tus objetivos empresariales, cuáles son los plazos que has establecido para lograrlos y qué riesgos quieres asumir.

Si tienes una empresa joven o si prefieres tener un negocio con mayor solidez y autonomía a lo largo del tiempo es probable que te inclines por implementar un modelo de crecimiento orgánico.

Leer también: Cómo Ganar en Las Máquinas Tragamonedas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.