Conoce Sobre ¿Cómo Cultivar La Manzanilla Correctamente?

La manzanilla es una planta aromática que pertenece a la familia de las Asteraceae, siendo nativa de la India, Europa y Oriente Próximo. Esta especie no sólo es conocida por su aspecto físico parecida a la margarita, sino también por sus propiedades y beneficios relacionados con el sistema digestivo. Su uso ya se puede encontrar en antiguos manuales de medicina griegos, egipcios y romanos, quienes la consumían para aliviar enfermedades relacionadas con el hígado y el intestino.

Cómo Cultivar La Manzanilla

Cómo cultivar la manzanilla

A la hora de comenzar con el cultivo de la manzanilla hay que saber que dentro de este ejemplar se pueden encontrar dos variedades, la alemana y la romana. La primera es anual “sólo crece y vive durante un año” y la segunda es perenne y “florece año tras año”. Por otra parte, es una planta que no resiste especialmente bien las temperaturas bajas, sino que su cultivo se da mucho mejor en zonas de clima cálido y templado.

Su floración se produce durante los meses de primavera y verano y la recolección de sus flores se debe hacer al final de temporada en el caso de los ejemplares anuales. Si se trata de manzanilla perenne, en ese caso habrá que esperar al momento en el que las flores estén completamente abiertas para recolectarlas, siendo lo mejor que sea en un día seco.

Su Cultivo

Su cultivo se puede hacer a partir de ejemplares jóvenes que se pueden encontrar en viveros y otros espacios relacionados con plantas o bien a partir de semillas. Se elija una opción u otra, lo más recomendable es que se planten durante la primavera para que la luz del sol ayude a la manzanilla a crecer fuerte y sana.

A la hora de preparar la tierra para su cultivo, hay que saber que éste debe estar limpio y con los nutrientes necesarios, además de tener un drenaje óptimo para evitar que la tierra se encharque en exceso. Y es que, a pesar de ser una planta bastante resistente en caso de condiciones adversas, hay que evitar que el suelo en el que crezca sea excesivamente ácido o poroso. Además, se debe elegir una ubicación donde el sol incide de manera directa sobre la planta, ya que la manzanilla necesita mucha luz para crecer fuerte y en óptimas condiciones.

La Siembra

La siembra se puede hacer tanto en macetas como en jardines y expansiones de césped más amplias, pero siempre dejando una separación mínima de entre 15-25 centímetros entre cada ejemplar para que tengan los nutrientes suficientes. En caso de optar por la siembra a partir de semillas, éstas no deberán enterrarse demasiado profundo y no hay que taparlas. Y es que al no colocarles tierra encima se favorece la incidencia directa de la luz solar para favorecer su germinación, un proceso que suele durar unos 15 días. Durante los primeros meses de su cultivo, la manzanilla pondrá toda su energía en el crecimiento de un follaje espeso y en la expansión de sus raíces bajo el suelo.

Leer También:  Cosas Inútiles En El Hogar De Las Que Tienes Que Deshacerte.

Visita Nuestro Canal De YouTube

Follow by Email
Facebook
Facebook
YouTube
YouTube
Instagram