Caleños Acompañaron Al Dagma En El Cuidado y Protección De Humedales

En el marco del Día Mundial de los Humedales, en el Ecoparque Lago Las Garzas tuvo lugar el encuentro de los representantes de los comités de comanejo, de los 61 humedales de la ciudad, aliados del Departamento Administrativo de Gestión del Medio Ambiente, Dagma, para la protección de estos ecosistemas.

Durante la esta primera jornada, que dio inicio a la programación del mes, hubo avistamiento de aves, actividades lúdicas y pedagógicas. La agenda coordinada por el Dagma continuará el sábado 5 de febrero con un recorrido guiado en varios humedales del sur de la ciudad, en compañía de niños y jóvenes de instituciones educativas y comunitarias del Distrito de Aguablanca.

Ana María Valencia, líder de Humedales del organismo, recalcó la importancia de estos ecosistemas, únicos con una convención internacional para promover su protección. “son los más productivos del mundo y generan muchos beneficios a los seres humanos. Son refugio de biodiversidad y una solución natural al cambio climático porque los microorganismos que los habitan atrapan partículas de CO2 y generan oxígeno al planeta. También, los humedales son zonas que regulan las inundaciones porque en épocas de muchas lluvias las aguas de escorrentía y los lodos se depositan allí evitando que invadan las zonas pobladas”.

Cali tiene 61 humedales y es la única ciudad del país que tiene una red de comités de comanejo, instancias donde las comunidades aledañas se apropian de estos ecosistemas y los protegen en articulación con la autoridad ambiental. “El Dagma tiene la responsabilidad de recuperarlos, restaurarlos y hacerles mantenimiento, pero son los vecinos los que ejercen vigilancia, cuidan y controlan los entornos generando sentido de pertenencia y amor por los humedales”, aseguró la bióloga Ana María Valencia.

Para Beatriz Mosquera, representante del Comité de Comanejo del Humedal Charco Azul, ubicado en la comuna 13 del Distrito de Aguablanca, “la comunidad tuvo primero que informarse sobre la importancia del humedal para después iniciar el trabajo de relacionamiento y a partir del proceso de recuperación, que inicio en el 2010, esta comunidad, compuesta en un 80 % por población afrodescendiente, los cuales tienen por tradición una relación ancestral con el agua, hicieron un esfuerzo por reconocer y apropiarse de la fauna y la flora que lo habitan”.

Justamente, la recuperación del humedal de Charco Azul ha sido un esfuerzo institucional estratégico para aprovechar este reservorio de agua y mitigar las inundaciones en todo el oriente de la ciudad; por eso, se trabaja constantemente en la limpieza de los canales que desembocan al humedal y se hacen campañas para evitar la disposición de residuos sólidos.

Leer también: Movilidad inteligente Una solución Innovadora

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.